El tiempo de la bruja

Publisher: 
Place: 
Barcelona
Year: 
2010


The crime novel Tími nornarinnar, translated to Spanish by Enrique Bernárdez Sanchís.



About the book:



La vida es difícil cuando uno es alcohólico «en descanso» y periodista exiliado en una pequeña localidad al norte de Islandia. Pese a encontrarse perdido en ninguna parte, grandes sucesos pondrán su vida patas arriba, sucesos que estarán mezclados con la mundialización y la llegada de los inmigrantes. Un cachorro desaparecido. Una anciana que telefonea para comunicar que la muerte de su jiha no ha sido un accidente, y que su marido es el culpable. Dos chicas adolescentes suicidadas. Un reportaje sobre el teatro del instituto, y el joven y talentoso actor principal asesinado… son algunos de los pequeños incidentes en los que se verá envueolto nuestro periodista que intentará solucionar antes que cualquier otro periódico local.



Por publicar noticias inapropiadas y por moverse a su antojo, pero sobretodo por contradecir continuamente al jefe de redacción, que se empeña en dirigirlo desde la capital, Einar se verá obligado a investigar sobre esta microsociedad gangrenada por la corrupción, las drogas y la política de amigos.



He aquí una novela negra rebosante de ironía y de suspense, con la venganza, la codicia y la enajenación como temas principales en el marco de una sociedad mucho menos perfecta de lo que parace.



From the book:



Y con todo lo que he oído, y con referencias a Höskuldur Pétursson, intento escribir un artículo responsable pero, al mismo tiempo, sin adornar las cosas, sobre estos «malos tiempos en Reydargerdi». Me siento en el despacho del director del hotel, con su amable autorización, y me pongo a subir y bajar por la pantalla del ordenador, cambiando el tono aquí, tomando precauciones allá. Can a ser las ocho de la tarde cuando pongo el punto final. El titular no es REYERTA EN REIDIN, sino:



TIEMPOS DELICADOS EN REYDARGERDI dice el comisario de policía. Siete detenidos a lo largo del fin de semana tras una pelea en un local de ocio.



Envío el artículo a Reikiavik, y Jóa envía sus fotos. He emprezado ya a sufrir por las más de cuatro hosar de viaje en medio de la oscuridad por montañas y desiertos, cuando me acuerdo de la mujer que se cayó al VestriJökulsá. Llamo al hospital comarcal de Akureyri. Allí me informan de que sigue inconsciente. Y que parece que recibió un fuerte golpe en la cabeza a pesar del casco de protección, y que creen que se debió golpear el rostro directamente con una roca al caer al río. No hay información sobre las expectativas de mejora, pero me dicen que el marido volvió en sí poco después del accidente, que ya había recibido el alta y se encontraba relativamente bien. Que estaba junto al lecho de su esposa.



Y gracias a la técnica contemporánea enviamos a la capital un breve sobre el caso, con fotos de la excursión sorpresa. Más tarde, Jóa y yo nos ponemos en camino.



(52-53)